Saltar al contenido

Cerveza catalana moritz

agosto 3, 2022
Cerveza catalana moritz

PASEO DE BARCELONA,RONDA SANT ANTONI ESPAÑA

Muy pálida con espuma blanca, ligera efervescencia y cuerpo medio. Aroma a flores de lúpulo, rosas recién cortadas y lichi. El sabor ofrece un ligero amargor y frutas maduras, con un final de grano ligeramente tostado y heno

Muy pálida, con espuma blanca, ligera efervescencia y cuerpo medio. Aroma a flores de lúpulo, rosas recién cortadas y lichi. El sabor ofrece un ligero amargor y frutas maduras, con un final de grano ligeramente tostado y heno.

La brillante botella azul de Aigua De Moritz permite saber que se trata de algo especial. Merece la pena echar un vistazo a la página web de Moritz si te gusta el diseño y la promoción de los productos. Tenían unos calendarios estupendos en los años 70…

Viaje en tren de 2ª clase a TRANSYLVANIA (Hungría Rumanía)

Moritz es una marca de cerveza española, con sede en la Ronda Sant Antoni de Barcelona, Cataluña. A diferencia de su rival Damm, Moritz se comercializa como la única marca de cerveza del mundo cuyo etiquetado está íntegramente en lengua catalana[1] La empresa fue fundada en 1856 por un inmigrante alsaciano, Louis Moritz Trautmann. Tras cesar la producción en 1978 debido a las crisis energéticas, la marca fue relanzada en 2004 por los descendientes de Trautmann[2].

La producción fue colectivizada durante la Guerra Civil española. La fábrica volvió a manos de la familia en 1939, tras la victoria de las tropas del general Franco. El aumento del consumo de cerveza en España a principios de los años 50 hizo que la empresa prosperara[7].

  Una cerveza y nos vamos

En 1966, la empresa compró un terreno para construir una nueva fábrica que satisficiera la creciente demanda, creando Cervezas de Barcelona, S.A. Sin embargo, con las crisis energéticas que surgieron en los años 70, la empresa no pudo evitar su disolución en 1978.

En 2004, los descendientes de la familia Moritz relanzaron la marca con mucho éxito[2] La cerveza se produce ahora bajo licencia en la cervecería La Zaragozana, en Zaragoza (Aragón). El antiguo edificio de la fábrica en la Ronda de Sant Antoni fue renovado por Jean Nouvel,[8] y ahora alberga las oficinas de la empresa, un museo de la cerveza, una pequeña cervecería de exposición y un bar de degustación.

SPAIN Resident – Barcelona Travel & Events Series

Cuando Louis Moritz, uno de los pioneros de la industria cervecera catalana, llegó a Barcelona en 1851, trajo algo que había aprendido de su Alsacia natal: el arte del «brassage», el arte de hacer cerveza. Su fórmula y su inconfundible toque de autenticidad, traídos directamente de Alsacia, pasaron de padres a hijos durante décadas. Actualmente, sus descendientes se encargan de su predecesor, elaborando la cerveza según la mejor tradición alsaciana.

La cerveza Moritz se elabora mediante la cocción de cervezas pálidas, y utilizando el agua de la Font d’Or en el macizo del Montseny-Guilleries que pertenece a la empresa Vichy Catalan, con la que Cervesas Moritz ha llegado a un acuerdo para que el suministro de agua sea enviado directamente desde los manantiales del Montseny. Además, la cerveza está perfumada con una infusión de flores de lúpulo aromático de Saaz (República Checa), que le confieren unas características y un aroma extraordinarios.

  Cóctel con cerveza

En definitiva, Moritz es una cerveza con un sabor muy especial que recoge la experiencia heredada por el fundador y los sucesivos maestros cerveceros de la empresa para, a través del método de elaboración tradicional, ofrecer un sabor único y auténtico.

La creación de Casa Moritz

Otros 160 añosPara Martínez, «este proyecto no es un sprint, Moritz es un maratón». Según dice, «relanzar una marca de cerveza supone una inversión salvaje y el balance puede retroceder si se deja de invertir. Pero creemos mucho en este proyecto». Tanto es así que «a menudo, cuando se quieren mejorar los resultados, se recorta el marketing, y me alegra decir que no sólo no lo recortaremos, sino que lo haremos volar «Moritz sabe que el sector de la cerveza es una guerra y entiende su segmento: «Quien vive por el precio, muere por el precio. Tenemos un largo camino que recorrer, pero no a cualquier precio». Martínez cree que el futuro es halagüeño para Moritz: «Hay espacio en el mercado para quien hace las cosas bien y la prueba es que, por ejemplo, las cervezas artesanales no son precisamente baratas». Ahora se trata de consolidar «un crecimiento sano, en el mejor sentido de la palabra», porque según el director de marketing de la cervecera, «todavía queda mucha gente por conocernos y por entrar en el mundo de Moritz, el objetivo final es que Moritz dure otros 160 años».

  Tatuaje cerveza
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad