Saltar al contenido

Proceso de realizacion de la cerveza

julio 30, 2022
Proceso de realizacion de la cerveza

Cerveza

Hoy en día, el arte de la elaboración de la cerveza ha avanzado hasta convertirse en un procedimiento de alta tecnología. Controlar el proceso de elaboración y medir la cerveza -en sus distintas fases de producción- se ha convertido en un factor clave de éxito para los productores de cerveza. Aunque la calidad de la materia prima siempre ha sido importante, los procesos de producción estandarizados han cobrado aún más importancia hoy en día, cuando se producen miles de millones de hectolitros de cerveza en todo el mundo cada año.

Cuando se trata de procedimientos de alta tecnología relacionados con la calidad de los líquidos, las cervecerías de todo el mundo utilizan los sistemas de laboratorio y de proceso de Anton Paar para medir y controlar parámetros de la cerveza como el contenido de alcohol, el extracto original, aparente y real, la densidad, el contenido de dióxido de carbono y oxígeno, el pH, la turbidez, el grado de fermentación, el color, las calorías y la viscosidad. De este modo, se aseguran de que estos valores cumplen sus estrictos requisitos. Esto se hace a lo largo de todo el proceso de elaboración de la cerveza.

La malta confiere a la cerveza su sabor y, según el tipo de grano y el periodo de secado, su color. Hoy en día, la malta no suele ser producida por las propias cervecerías, sino en malterías. El grano se remoja en agua y germina. Al cabo de unos cinco días se seca (“hornea”) y se almacena en el silo de malta de las cervecerías antes de ser molido.

ملاحظات

El secreto para hacer una buena cerveza está en utilizar los mejores ingredientes. Según la Ley de Pureza de Baviera (“Reinheitsgebot”), solo se permite utilizar cuatro ingredientes en el proceso de elaboración de la cerveza. Nuestros maestros cerveceros de Paulaner eligen sólo los mejores ingredientes: lúpulo de la región de Hallertau, levadura de Múnich, malta cervecera selectiva y el agua más pura. Cuanto más finos sean los ingredientes, mejor será la cerveza. Por eso nuestros maestros cerveceros revisan periódicamente todas las materias primas con el máximo cuidado.

  Calorias cerveza sin alcohol tostada

La malta es otra materia prima importante en nuestra cerveza. Los maestros cerveceros de Paulaner sólo utilizan la mejor malta. Nuestras cervezas de calidad se elaboran con malta de cebada y malta de trigo. La malta de trigo se utiliza principalmente para la producción de nuestras cervezas de trigo. El color viene determinado por el tipo de malta, que se pone de manifiesto durante el proceso de secado.

La región de Hallertau, en Baviera, es conocida por la mayor superficie de cultivo de lúpulo del mundo y por su excelente calidad. Este lúpulo aromático es especialmente útil para la producción de cerveza: dependiendo de la variedad y la cantidad, aporta a la cerveza un nivel de amargor de sutil a intenso y un sabor refrescante y amargo. Además, el lúpulo tiene un efecto positivo en la espuma de la cerveza y en su conservación. El aceite de lúpulo contenido en los conos, da a la cerveza su aroma distintivo, conocido como bouquet de lúpulo.

Diagrama del proceso de elaboración de la cerveza

El agua constituye el mayor porcentaje de la cerveza. Nuestra agua recorre una distancia muy corta: desde el manto de nieve en la cima del Buff Pass, a unas 13 millas de distancia, hasta la fábrica de cerveza. El agua de calidad es esencial para sacar el máximo partido a los otros tres ingredientes que componen la cerveza. Compruébelo. Lo tenemos controlado.

La cebada se remoja en agua hasta que germina, luego se seca lentamente y se tuesta según las especificaciones. La adición de diferentes tuestes de cebada malteada en diferentes cantidades crea una gama diversa de estilos. El lúpulo es el principal responsable del color y el cuerpo de la cerveza terminada y proporciona una fuente de azúcar fermentable para la levadura.

  Grados de alcohol en cervezas mexicanas

El lúpulo es una flor blanda parecida a una piña que crece en vides altas. Suelen añadirse al mosto durante la ebullición y son responsables del amargor y el aroma de la cerveza terminada. El dry-hopping es el proceso de añadir lúpulo seco entero a la cerveza después de la fermentación, mientras está envejeciendo, para darle un aroma adicional.

Durante el proceso de elaboración de la cerveza, la cebada malteada se rompe suavemente para dejar al descubierto el almidón que contiene. Esta malta agrietada se mezcla entonces con agua caliente para formar un macerado durante el cual el almidón se convierte en azúcar fermentable. El almidón se disuelve y el líquido resultante se separa del grano usado. Esta agua dulce líquida, llamada “mosto”, se hierve y se añade lúpulo para sazonar la cerveza y equilibrar el dulzor de la malta. El mosto hervido se enfría, se añade la levadura (“pitched”) y la fermentación tiene lugar durante una o dos semanas. Tras la fermentación, la cerveza se enfría y se acondiciona en frío de una a cuatro semanas, dependiendo del estilo de cerveza. A partir de ese momento, la cerveza está lista para ser servida y disfrutada.

Proceso de elaboración de la cerveza pdf

La mayoría de los principiantes comienzan con la elaboración de cerveza de extracto de forma rápida y sencilla. Los extractos vienen en forma líquida o en polvo en una variedad de estilos de cerveza, a menudo incluyendo el sabor del lúpulo para equilibrar la dulzura natural de la cebada malteada. Podemos ayudarle a elegir entre docenas de extractos para elaborar cualquier estilo de cerveza.

  Cuantas cervezas al día para ser alcohólico

Elaborar cerveza con extractos es fácil. He aquí un rápido repaso de los pasos: En primer lugar, ponga las latas de extracto en agua caliente (120F o más) durante unos 20 minutos para ayudar a que el jarabe espeso salga de la lata. Mientras tanto, pon a hervir un galón o más de agua en una olla de 16 cuartos o más. Una vez hirviendo, retirar del fuego e incorporar el extracto hasta que se disuelva por completo. Vuelva a ponerlo en el fuego y déjelo hervir durante 15-30 minutos.

Una vez que haya hervido, tapar la olla y enfriar a 70-80F sentándose en un fregadero lleno de agua fría y hielo. Una vez que el fondo de la olla esté frío al tacto, viértalo en su fermentador. Añade agua para llenar el fermentador hasta la marca de 5 galones. Coloca el termómetro en tu fermentador para asegurarte de que la temperatura se ha enfriado entre 65F y 80F, luego añade la levadura.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad