Saltar al contenido

¿Cómo se sirve el vino Rioja?

marzo 18, 2022

Temperatura del vino tinto

1, 2021¿La temperatura de servicio del vino es importante? Imagínelo así: ¿la limonada sabe mejor a temperatura ambiente o helada? He aquí algunas prácticas recomendadas sobre la temperatura de servicio del vino en función de su estilo.

Si el vino le quema la nariz con el olor a alcohol, es posible que esté demasiado caliente. Pruebe a enfriarlo. Compre el libro y obtenga el curso. Obtenga el curso Wine 101 (valorado en 50 dólares) GRATIS con la compra de Wine Folly: Magnum Edition. Más información

La temperatura de servicio del vino afecta en gran medida a los sabores y aromas del vino que va a oler. Las preferencias personales también son importantes. Si le gusta beber todo helado, hágalo, pero compruebe primero lo que puede perderse a temperaturas más cálidas.

¿Debe enfriarse el rioja tinto?

Rioja es una región vinícola española, por lo que Rioja no se refiere a una uva, sino a una mezcla de uvas producidas en esta región.    La Tempranillo es la uva principal, con la Garnacha (también conocida como Grenache), la Graciano y la Mazuelo como otras uvas que pueden mezclarse.    Cuando es joven, el Tempranillo es fresco y afrutado, con notas de ciruela, cereza y tomate.    Cuando envejece en roble americano, el Tempranillo se convierte en un vino tinto con cuerpo y desarrolla ricas notas de cuero, coco, chocolate, café, tierra y pimienta.    Por su parte, una cantidad moderada de Garnacha aporta un matiz rubí al vino, mientras que el Mazuelo añade un toque de especias.

  ¿Qué lleva una minestrone?

El Rioja Crianza es un tinto más ligero, con una acidez refrescante y sabores afrutados de cassis, frambuesa, cereza negra y fresa.    Para obtener la etiqueta de Crianza, el vino debe envejecer durante dos años, con al menos un año en barrica.    Por lo tanto, es de esperar que algunas notas de vainilla y tostado acompañen a los sabores agrios de la fruta.

El Rioja Crianza es un tinto más ligero, por lo que le recomendamos que lo acompañe con alimentos más ligeros que todavía tengan algo de sustancia.    La jambalaya de ternera, el pollo asado, la moussaka, los bocadillos de carne variada, el lomo de cerdo, los rollos de col, la paella, las albóndigas suecas, las tapas y el goulash húngaro son excelentes platos para maridar con el Rioja Crianza.    El Rioja Crianza también es magnífico con platos más picantes que requieren sabores afrutados ligeros para calmar el calor, como el Rogan Josh o los tacos de cerdo picante.

Temperatura de servicio del Rioja en grados centígrados

Es cierto que un vino blanco o un espumoso servido frío directamente de la nevera suele ser la opción más adecuada. Sin embargo, a veces apetece tomar una copa de vino tinto, aunque sólo sea para poder maridarlo con un plato más estructurado, como la carne cocinada a la parrilla o la barbacoa que tanto gusta en los meses de verano.

Todavía recuerdo las caras de asombro de muchos invitados a nuestras catas de vino cuando, en verano, con un calor de 35 °C en el exterior, les servimos una copa de Chianti Classico a la temperatura adecuada. «Pero… ¿realmente están sirviendo vino tinto?» suele ser la primera pregunta que nos hacen cuando tocan la copa. Y yo respondo inmediatamente: «No, no está frío, sino enfriado a la temperatura adecuada». Una vez que han tomado el primer sorbo, siempre agradecen mucho este ingenio.

  ¿Dónde se hace la dieta mediterránea?

Antes de darles algunas sugerencias sobre cómo enfriar una botella de vino tinto, tratemos de entender sin esfuerzo por qué el vino tinto, como el Chianti Classico, es muy agradable de beber a 18°C (64° F) en lugar de a temperaturas más cálidas.

Tabla de temperaturas de servicio del vino

Existe un adagio sobre las temperaturas de servicio del vino que dice que los vinos blancos deben servirse fríos y los tintos siempre a temperatura ambiente. Este principio básico parece tener sentido, pero no es necesariamente cierto. La temperatura a la que se sirve el vino afecta de forma significativa a sus sabores y aromas.

La mayoría de la gente sirve el vino blanco directamente del frigorífico, que está a una temperatura estupenda para la lechuga, pero no para la mayoría de los vinos. Incluso los blancos de baja complejidad, como el Chenin Blanc o el Sauvignon Blanc, ven minimizados sus sabores por el exceso de frío. Los blancos más complejos, como el Riesling y el Chardonnay, cuando se enfrían en exceso se vuelven simples y monótonos. Sin embargo, si se calienta a la temperatura adecuada para servirlo, saldrá a relucir toda la complejidad de sus sabores.

Aunque algunas personas prefieren temperaturas de servicio específicas, entre 45 y 55 grados F es una buena temperatura básica para la mayoría de los vinos blancos. Dado que el frigorífico se ajusta a una temperatura más baja que esa, piense en él como una herramienta para el enfriamiento a corto plazo. Nunca utilice el frigorífico para almacenar vino a largo plazo; es demasiado frío y con el tiempo puede destruir permanentemente los sabores y aromas de un vino. En un frigorífico, la temperatura de una botella de vino baja 4 grados F cada diez minutos, y se calienta más o menos al mismo ritmo a temperatura ambiente. Por ello, una buena regla general es sacar una botella de vino blanco completamente fría de la nevera al menos media hora antes de querer beberla. Alternativamente, si tiene una botella a temperatura ambiente, ponerla en el congelador durante media hora funcionará igual de bien.

  ¿Qué es el brisket en España?
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad