Saltar al contenido

¿Cómo hacer que la paella quede seca?

marzo 11, 2022
¿Cómo hacer que la paella quede seca?

Paella de arroz pegajosa

Cada país tiene un plato que une a su gente. O, con la misma frecuencia, los divide. En España, ese plato es la paella. Si nos ponen a hablar de nuestras paellas, o arroces, como suelen llamarse, puede tener la sensación de que hay más recetas de paella que estrellas en el cielo. Y hasta cierto punto, tendría razón: las combinaciones de alimentos que pueden componer la paella son infinitas. Pero las mejores paellas no son sólo el producto de una buena receta, aunque eso ayuda. No, la perfección de la paella se consigue cuando la persona que la cocina siente un afecto casi tangible por el propio plato, por el proceso de elaboración y por las personas que lo van a comer.

Aquí voy a transmitir un puñado de tradiciones de la paella con la esperanza de que mi propia pasión por el plato se contagie, pero sobre todo lo que hago es sentar una base de técnicas que puedes aplicar a cualquier receta de paella que encuentres o inventes.

La paella no es difícil de hacer, pero es sorprendente la frecuencia con la que se estropea en los restaurantes (no en el mío, por supuesto). La infracción más común es cargar la sartén con un exceso de ingredientes. Estos arroces sobrecargados -no soporto llamarlos paellas- pueden parecer impresionantes en la mesa, pero la mayoría de las veces decepcionan al paladar. ¿Por qué? Porque sufren el defecto fatal de muchas paellas: su arroz ha sido sofocado. La carne, el marisco y las verduras justifican su lugar en la sartén como prestadores de sabor para el ingrediente más importante de toda paella: el arroz. Recuerde este hecho y estará bien encaminado. Sabrá que lo ha hecho bien cuando usted y sus amigos aparten el pollo, las judías verdes, incluso las alcachofas, sólo para conseguir otro bocado de ese arroz deliciosamente adictivo.

  ¿Que tiene el arroz pilaf?

Receta de paella valenciana

Para los no iniciados, la paella parece intimidante. Incluso después de conseguir la sartén especial, de averiguar cómo calentarla en tu diminuta cocina, de adquirir el arroz adecuado por el que juran los españoles y de encontrar el azafrán que necesitas para conseguir el dorado perfecto, tienes que familiarizarte con la cocción de la paella. Hay que quemar bien la parte inferior para conseguir esa corteza, pero no tanto como para que el arroz se suelde a la sartén. Añade el agua justa para mantenerlo hidratado y que no se seque, pero que el cielo te ayude si lo sobrehidratas y lo conviertes en papilla.

Francamente, la paella es intimidante, un verdadero proyecto de cocina que hay que abordar cuando se tienen unas horas de tiempo ininterrumpido en la cocina. Pero aunque esta receta clásica española tiene muchos pasos y requiere cierta inversión, nada de lo que se cocina es tan difícil. Una vez que divides el plato en pequeños componentes, todo es territorio que probablemente hayas pisado antes.

Piensa en hacer la paella como si fuera un vestido de otoño: se trata de poner en capas los colores, las texturas y los sabores, una etapa a la vez, para llegar a un conjunto final. A continuación, hemos dividido el proceso de nuestra clásica paella valenciana de pollo y conejo en los principales pasos básicos que debes seguir.

Paella de pollo

¡Paella! Este famoso plato de arroz con infusión de azafrán es una receta tradicional española que viene totalmente cargada de marisco o de cualquier cosa que se te antoje. No necesitas una paellera para cocinar la paella, cualquier sartén o incluso una olla grande servirá, y es sorprendentemente sencilla de hacer.

  ¿Cuántas calorías tiene un plato de arroz chino?

Si siempre has querido hacerlo pero te ha dado miedo probar la paella, te aseguro que no hay razón para tener miedo. Si lo haces de la manera correcta – y me gusta mantener mis recetas tan libres de riesgo como sea posible – terminarás con un arroz cocinado exactamente a tu gusto en una salsa cargada de sabor e infundida con azafrán, con todo el marisco cocinado a la perfección.

La belleza de la paella es que es extremadamente flexible. No te obsesiones con conseguir el marisco exacto que uso. No escuches a los autores que te dicen que DEBES usar caldo de pescado casero o comprar un caldo de marisco carísimo.

Aprendí a hacer la paella a la manera del Maestro Migeul* y de Rick Stein – como escribió en su libro de cocina Mediterranean Escapes, la paella, ya sea para una comida rápida entre semana o para una gran reunión festiva, está pensada para ser relajada y divertida, no estresante con reglas estrictas.

Por qué mi paella no es amarilla

La paella procede del campo valenciano, donde comenzó como un plato humilde para los trabajadores de las huertas y los campos de verduras. Cocinaban a fuego lento los ingredientes que encontraban -tomates, judías, conejo, caracoles- en una sartén amplia sobre los recortes de los naranjos antes de añadir arroz para absorber los sabores y hacer una comida de mediodía que llenara. A partir de ahí, la paella se extendió por los pueblos y luego por las ciudades y acabó convirtiéndose en el plato nacional de España.

Por el camino, se convirtió en un producto básico para los turistas. La verdad es que pocos restaurantes sirven una paella decente, incluso en España. Las versiones congeladas producidas industrialmente, los trucos como adulterar el arroz sancochado con aditivos colorantes en lugar de azafrán, y los ingredientes no tradicionales como la langosta y el chorizo son una visión común y desalentadora.

  ¿Cómo hacer para que el arroz quede suelto?

La paella está mejor cocinada en casa, hecha con la técnica tradicional y sin atajos, y servida en el momento en que está lista para una multitud que la aprecia. Es algo que aprendí hace 20 años cuando me mudé a España y me casé con una familia con raíces en Valencia para la que hacer paella ha sido un ritual de fin de semana durante más de 40 años. No hay nada en la cocina española que se pueda comparar con llevar una enorme sartén de arroz dorado a la mesa, ni con el placer de hincarle el diente. Y aunque la paella tiene muchos detalles que sudar y reglas que seguir, lo más importante es simple: No existe una versión para una sola persona. Como dice una tía del pueblo familiar en la Valencia rural: «La paella es en realidad una excusa para reunir a la gente».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad