Saltar al contenido

¿Cómo conservar albahaca para todo el año?

marzo 11, 2022
¿Cómo conservar albahaca para todo el año?

Congelar la albahaca fresca

Es un ritual anual. Los días se acortan un poco, las mañanas son más frescas y mis plantas de albahaca están listas para una última cosecha. Siempre tengo varias plantas de albahaca tupidas, de modo que sólo tengo que dar unos pasos fuera de mi puerta para obtener un puñado de fragantes hojas verdes. Los pestos frescos aparecen a capricho, y puedes ver cómo va en esta Salsa de tomate asado sobre ñoquis asados a la sartén

Es fácil encariñarse con mis plantas de albahaca, y posponer la cosecha. Cultivar es sufrir, y el cambio es inevitable. Las estaciones seguirán adelante sin mí, y si finjo que no ocurre, acabaré despertando con la albahaca ennegrecida por una noche de bajada de temperatura. Ya me ha pasado antes, cuando los plazos se acercaban y una parte de mí quería que el verano siguiera su curso.

Para bien o para mal, este es el año en que no estoy «demasiado ocupada» para cosechar albahaca. De hecho, parece que estamos pasando por un cambio colectivo de estar locamente ocupados a estar un poco ociosos, y puede ser incómodo. Hablando con gente en diferentes situaciones, me doy cuenta de que algunos están sustituyendo sus antiguas rutinas por cosas como la jardinería y los paseos, y lo disfrutan, mientras que a otros les cuesta más encontrar un punto dulce.

Cómo conservar la albahaca

Si tienes más albahaca en tu jardín de la que puedes utilizar cuando está fresca, la respuesta es meterla en el congelador y tener el placer de utilizar albahaca fresca todo el año. Aquí tienes tres formas diferentes de congelarla para usarla todo el año.

  ¿Por qué se suben los jugos gastricos a la garganta?

Escalda las hojas de albahaca lavadas durante 15 segundos y sumérgelas en agua helada para detener el proceso de cocción. Seque bien las hojas y, a continuación, póngalas a congelar y transfiéralas a bolsas de congelación como se describe en la opción 1.

Utilice un procesador de alimentos para picar las hojas de albahaca lavadas. Añada un chorrito de aceite de oliva y pulse para cubrir ligeramente las hojas con aceite; esto evitará que la albahaca se ponga negra en el congelador. Coloque la mezcla resultante en bandejas de cubitos de hielo y congélela. Transfiera los cubos terminados a bolsas de congelación y utilícelos cuando los necesite. Un cubito suele equivaler a unas dos cucharadas de albahaca fresca. Mide tu bandeja de cubitos de hielo para saber cuánto cabe en la tuya.

Seca parte de la albahaca de tu jardín para no tener que comprar albahaca seca en el supermercado. Puedes utilizar un deshidratador o un horno a baja temperatura para secarla rápidamente, pero si no tienes prisa, simplemente cuelga pequeños manojos de albahaca boca abajo en una habitación cálida y seca y deja que se sequen al aire. Puede tardar un par de semanas, pero si ya tienes mucha albahaca fresca a tu disposición, probablemente pasará un tiempo antes de que la necesites. Guarda la albahaca seca en un recipiente hermético en tu despensa. Asegúrate de etiquetarlo. Todos esos tarritos de hierbas secas caseras empiezan a parecerse después de un tiempo.  La albahaca seca de tu jardín, atada con un bonito lazo, es un regalo muy atento para tus amigos.

Cómo conservar la albahaca para el invierno

Nota: Sólo se debe añadir aceite a la albahaca si se va a congelar. Almacenar la albahaca en aceite, ya sea en la nevera o a temperatura ambiente, supone un riesgo de botulismo. Si piensa utilizar sus cubos de albahaca/aceite en platos calentados, añada la albahaca congelada directamente a la olla. No es necesario descongelarla primero.

  ¿Cuántos gramos tiene una lata de berberechos?

Nota: La mantequilla de albahaca se conserva en el frigorífico hasta 2 meses, o en el congelador hasta 6 meses. Si la guardas en el congelador, mete el tronco de mantequilla enrollado y envuelto en papel pergamino en una bolsa de congelación y elimina el exceso de aire.

Conservación de la albahaca en sal

Almacenar las hojas de albahaca en una bolsa de plástico es la forma más fácil de conservar la frescura de la hierba. Para que este método funcione, necesitarás cuatro cosas: hojas de albahaca/planta de albahaca, plástico fino, agua y un jarrón o cualquier recipiente lo suficientemente grande como para contener la albahaca cortada.

Guarde la albahaca en un lugar que esté a temperatura ambiente. Puedes ponerla en la encimera de la cocina o en una mesa, pero nunca cerca del alféizar de una ventana o dentro del frigorífico. Si hace demasiado frío o calor, las hojas de albahaca se marchitarán rápidamente.

Arranca la albahaca de los tallos y colócala en la toalla de papel o en un paño de cocina limpio. A continuación, enrolla suavemente la toalla con las hojas dentro. Coge un buen cierre de cremallera, mete la toalla dentro y déjala enfriar.

Si almacena la albahaca de este modo, podrá mantener las hojas hidratadas y evitar que se marchiten, en lugar de guardarlas sin enrollar y sin protección dentro del frigorífico. Además, la albahaca dura más, ¡hasta una semana entera! Considere la posibilidad de rociar las hojas con una capa de aceite de oliva para prolongar su vida hasta 2 meses.

A continuación, extienda las hojas de albahaca sobre papel pergamino en la bandeja del horno. Pon tu horno en la temperatura más baja y colócalo en la rejilla superior. En 2-4 horas de horneado, la albahaca debería empezar a deshacerse al tacto.

  ¿Cuántas calorías tiene un plato de papas fritas caseras?
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad