Saltar al contenido

¿Qué hacer si las lentejas se quedan secas?

marzo 19, 2022

Lentejas 101

Hace dos meses traje lentejas marrones. Ahora, cuando las cociné a presión, se quedaron en la misma forma que antes y no se hincharon ni un poco como normalmente se hinchan las lentejas marrones. La salsa estaba aguada y las lentejas no tenían el aspecto que normalmente tienen cuando se cocinan ni olían igual que normalmente. Primero las cociné a presión durante 18 minutos, luego se siguieron cocinando a fuego normal con la tapa encima durante casi una hora y seguían sin cambiar de textura, ¿qué debo hacer?

Las lentejas secas no se estropean como tal si se almacenan de forma sensata (es decir, secas), pero sí se endurecen y tardan más en cocinarse. Siempre es posible que hayan estado almacenadas durante algún tiempo antes de comprarlas. Un remojo de una noche antes de cocinarlos puede ayudar. Otros consejos son:

Lentejas 101 – Alimentación limpia

La planta de la lenteja (Lens Culinaris) es originaria de Asia y el norte de África y es una de nuestras fuentes de alimentación más antiguas. Prima del guisante y rica en proteínas e hidratos de carbono, la lenteja es también una buena fuente de calcio, fósforo, hierro y vitaminas del grupo B, lo que la convierte en un importante alimento básico en todo el mundo.

Lentejas de Puy: Estas lentejas de color verde grisáceo, que se cultivan en la región francesa de Le Puy, suelen ser más caras que otras variedades habituales para cocinar y se consideran superiores en cuanto a textura (que conservan tras la cocción) y sabor. Esto las convierte en el acompañamiento perfecto de ingredientes más caros, como el pescado y la caza, así como de los embutidos.

  ¿Cómo aprovechar mejor sus nutrientes del brócoli?

Lentejas rojas partidas: Cuando se cocinan, estas lentejas forman un rico puré, por lo que son magníficas para espesar platos como sopas y guisos. También se suelen cocinar con especias para hacer el plato indio dhal.

Lentejas amarillas: También conocidas como guisantes amarillos.  Al ser bastante parecidas a las lentejas rojas partidas, la variedad amarilla se utiliza de forma similar y es estupenda para dar color a los platos de invierno. En el noreste de Inglaterra también se guisan tradicionalmente hasta formar un puré, normalmente en caldo de jamón, en un plato llamado pease pudding.

Almacenamiento a largo plazo de alimentos secos

La planta de la lenteja (Lens Culinaris) es originaria de Asia y el norte de África y es una de nuestras fuentes de alimentación más antiguas. Prima del guisante y rica en proteínas e hidratos de carbono, la lenteja es también una buena fuente de calcio, fósforo, hierro y vitaminas del grupo B, lo que la convierte en un importante alimento básico en todo el mundo.

Lentejas de Puy: Estas lentejas de color verde grisáceo, que se cultivan en la región francesa de Le Puy, suelen ser más caras que otras variedades habituales para cocinar y se consideran superiores en cuanto a textura (que conservan tras la cocción) y sabor. Esto las convierte en el acompañamiento perfecto de ingredientes más caros, como el pescado y la caza, así como de los embutidos.

Lentejas rojas partidas: Cuando se cocinan, estas lentejas forman un rico puré, por lo que son magníficas para espesar platos como sopas y guisos. También se suelen cocinar con especias para hacer el plato indio dhal.

  ¿Cuáles son las harinas de legumbres?

Lentejas amarillas: También conocidas como guisantes amarillos.  Al ser bastante parecidas a las lentejas rojas partidas, la variedad amarilla se utiliza de forma similar y es estupenda para dar color a los platos de invierno. En el noreste de Inglaterra también se guisan tradicionalmente hasta formar un puré, normalmente en caldo de jamón, en un plato llamado pease pudding.

Lentejas en mal estado

Aunque muchas legumbres contienen pequeñas cantidades de toxinas -las alubias blancas contienen cianuro, por ejemplo, y las secas, lectinas-, la cocción destruye estos compuestos, haciendo que las alubias sean inofensivas. La cocción también elimina las enzimas conocidas como inhibidores de la proteasa, que de otro modo nos impedirían digerir las proteínas.

Las legumbres plantean a los cocineros algunas preguntas apremiantes: ¿hay que ponerlas en remojo? ¿por qué a veces no parecen estar nunca tiernas? y ¿cómo podemos eliminar, o al menos reducir, sus efectos secundarios menos halagüeños?

Aunque varían considerablemente en tamaño y forma, todas las legumbres tienen esencialmente la misma estructura. Todas son semillas, que constan de dos mitades, llamadas cotiledones, que son los centros de almacenamiento de almidón para la joven plántula. Cuando están inmaduras, las legumbres son lo suficientemente tiernas como para ser consumidas con una mínima cocción. Pero una vez que se han conservado mediante el secado, las legumbres se benefician de algún tipo de remojo o rehidratación preliminar para ablandarlas antes de cocinarlas.

La forma más habitual de ablandar las judías secas es ponerlas en remojo en agua a temperatura ambiente durante varias horas o toda la noche. El agua entra inicialmente en la judía a través del hilio, o cicatriz, donde la judía estaba unida al tallo en la vaina. Sólo después de que la semilla haya absorbido algo de agua a través de esta pequeña abertura, el agua comenzará a empapar la cubierta de la semilla. Las legumbres con recubrimientos más finos, como las lentejas o los guisantes partidos, se ablandarán más rápido que las que tienen membranas más gruesas.

  ¿Cuando no comer lentejas?
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad